La magia requiere tiempo

Tal vez tenga la sensación de que ya no puede incorporar ningún proyecto más a su vida, de que la magia es algo para gitanos o brujas que, de cualquier manera, ya nacieron con ese don, o de que necesite ser iniciado por algún personaje famoso. ¿Y donde va a encontrar todo eso, entre las clases de aerobic, las horas de trabajo y los problemas del niño al que le salen los dientes?.

Lo sepa o no, la magia natural ya ha entrado en su vida. Experimente la magia, aunque solo sea por un momento, y no volverá a ser el mismo.

Verá que los objetos ordinarios relucen como estrellas, que las tazas de té y las salseras adquieren una vida prodigiosa; entonces se dará cuenta de que aun cuando dedique todo su tiempo a alcanzar el éxito, a las relaciones, el trabajo, la familia y el dinero, tales cosas solo son importantes cuando llevan dentro de sí esa cualidad mágica.


La magia requiere tiempo


Todo lo que necesita hacer al principio es seguir la atracción de la magia. Concédase unos pocos minutos, quizá antes de acostarse, cuando sus hijos estén en la cama y haya terminado las tareas del día. No necesita prepararse y vestirse para la ocasión; tome su problema más acuciante y haga un poco de magia con él. Vea que sucede. Será divertido, relajante y entretenido; algo que podrá hacer totalmente a solas, algo que le permitirá realizar una actividad diferente y que le resultará placentero.

Puede empezar sin complicaciones, utilizando una flor, un brebaje de hiervas o una sencilla vela. Son utiles, aunque no obligatorios, el circulo mágico y los símbolos de los elementos. Al principio, es posible que no obtenga ningún resultado extraordinario, pero empezara a sentir lo que significa hacer magia. Ésa sensación permanecerá con usted el resto del día. Es posible que no se de cuenta de ello, pero estará ahí, cambiando e intensificando con lentitud la forma en que percibe la realidad.

Quizá un buen día observe que, sin ningún propósito especial, ha comprado un ramo de rosas rojas para adornar su dormitorio, y que esa misma noche pasa usted un rato muy intenso y apasionado con el hombre o la mujer de su vida. O, de pronto, escucha las estrofas de una canción que parecen resonar en su cabeza, y se da cuenta, por ejemplo, de que en esa canción hay palabras que le hacen descubrir algo que ha estado esperando durante mucho tiempo, sin ser consciente de ello. Empieza entonces a ver, entre las experiencias, conexiones y lazos que hasta ahora no había visto. Va cobrando más y más conciencia de la conexión mágica. No esta haciendo nada diferente; sigue desayunando a las ocho y tomando el autobús para ir a trabajar, pero poco a poco, todo parece ir cobrando un nuevo significado.

Así pues, no se trata en absoluto de una cuestión de encontrar tiempo. En el momento en que se detiene y deja de intentar cumplir las expectativas, cada vez más crecientes, los factores exteriores dejan de controlarlo, y su tiempo se convierte en una dimensión suya: un don mágico de la existencia, para que exprese todo aquello que necesita expresar u cree todo cuanto necesite crear su propia vida

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *