Consagrar sal | Descubre como hacerlo de manera correcta

¿Sabes si estas hechizado o temes estarlo?

¿Te sientes cansado, enfermo y deprimido?
Protégete, posiblemente te hayan hechizado con un amarre o te han mandado un mal de ojo.

Consagre su sal es un amarre de protección por si alguien te intenta Hechizar, NO TE QUEDES DESARMADO PROTEGETE .

Que necesitamos para el amarre:


  • Un paquete de un kilo de sal gorda de mar (puede encontrar la sal gorda en tiendas de dietética).
  • Un folio de papel blanco.
  • Un rotulador rojo o un bolígrafo rojo.
  • Una brújula.

Ahora que ya tenemos los utensilios para el amarre de protección consagre su sal:


1. Dibuja, con el rotulador rojo, una estrella de cinco puntas sobre la hoja de papel.

2. Pon el dibujo sobre una mesa, y ayudándote de la brújula, coloca unas de las puntas de la estrella en dirección al este, si si al este no te equivoques.

3. Coloca el paquete de sal (con su envase) sobre el dibujo.

4. Tiende los brazos ante ti con las palmas hacia el cielo y di:

«Mi poder reside en el nombre del Señor, quién creo el Cielo y la Tierra.»

5. Haz el signo de los cuernos apuntando al suelo con la mano derecha, mientras colocas la mano izquierda bajo el codo derecho.

Para los más novatos aquí os explico como ha de proceder para colocar las manos.

La mano derecha debes de poner o hacer el signo de los cuernos en dirección a la sal. Se representan los cuernos doblando los dedos anular y corazón hacia la palma de la mano mientras los sujeta el pulgar; el índice y el meñique permanecen extendidos.

La mano izquierda (que esta colocada bajo el codo derecho) debe de estar en la siguiente posición: el pulgar, el índice y el corazón deben estar extendidos; el anular y el meñique deben mantenerse recogidos en la palma de la mano.

Di haciendo estos gestos:


«En el nombre del Demiurgo Todopoderoso que creó el Cielo y la Tierra, te exorcismo por los cuatro elementos:»

1. Por el fuego.

Al decir «por el fuego», abandona tu posición, deja caer naturalmente los brazos a lo largo del talle de tu cuerpo, luego traza con el pulgar de la mano derecha, sobre el paquete de sal, un triangulo con el vértice hacia arriba. Hazlo en el sentido de las agujas de un reloj.

2. Por el aire.

Al decir «por el aire», traza de nuevo con el pulgar derecho el mismo triángulo pero, además, táchalo de izquierda a derecha.

3. Por el agua.

Cuando digas «por el agua», siempre con el pulgar derecho, traza sobre le paquete de sal un triangulo con el vértice hacia abajo en el sentido contrario a las agujas del reloj, luego táchalo yendo de derecha a izquierda.

4. Por la tierra.

Cuando digas «por la tierra», traza sobre su paquete de sal un triangulo con el vértice hacia abajo en el sentido contrario al de las agujas de un reloj.

Vuelve a la posición inicial (haciendo los cuernos) y di:


«Te exorcizo, criatura de sal
para que sean expulsados de ti
cualquier maleficio,
cualquier impureza,
cualquier prestigio del demonio.
Te exorcizo, criatura de sal para
que seas toda pureza y toda amistad.»

Repite tres veces toda la operación.

Purificada la sal; Consagrarla:


1. Tiende tu mano ante ti, sobre la sal, con las palmas hacia el cielo y di:

«Mi poder está en el nombre del Señor, creador del Cielo y la Tierra.
Señor, consagra con nosotros esta sal, para que, de cualquier lugar en el que sea derramada, sean expulsados todos los fantasmas, demonios y malos espíritus.
Señor, consagra con nosotros esta sal, para que todos los que la toquen o prueben encuentren de nuevo la pureza del alma y la salud del cuerpo, sin que importe que sus males de deban a la acción perniciosa de los demonios o a una acción de magia, e incluso si, para ello, se ha utilizado el poder de tu Nombre y el de tus Santísimos Ángeles.»

2. Humedece ligeramente el pulgar derecho con saliva y dibuja (con el pulgar) sobre el paquete de sal tres signos de la cruz, trazando primero el brazo vertical de arriba a bajo y luego el horizontal de izquierda a derecha.

3. Aplica las dos manos sobre el paquete de sal, con los pulgares en forma de escuadra:

«Que esta sal purísima no se corrompa nunca y conserve su virtud de sabiduría, en el nombre de Hochmael y en virtud de Rouach-Hochmael.»

4. Humedece de nuevo el pulgar derecho y traza tres signos de la cruz como está descrito un poco más arriba (paso 2).

Repite tres veces esta operación de consagración, pero solamente la consagración, y termina poniendo las manos sobre la sal durante al menos tres minutos.

Para que sirve la sal consagrada:


Esta sal posee propiedades de protección mucho más potentes que la de la sal corriente.
Puedes emplearla en todos los usos corrientes: en la cocina, para un baño etc.
En caso de hechizo o de enfermedad, pon un puñado de sal en un platillo bajo la cama y déjalo siete días. Cámbialo cada siete días hasta que te sientas bien.

Mi consejo:


Ten siempre sal consagrada en tu casa y empléala para los usos corrientes. También deberías consagrar la sal del salero de mesa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *